El perro zen: el perro que disfruta con el aburrimiento

Mejor-educador-del-mundo-saturada-1024x682

Compartir en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Soy el mejor Educador Canino del mundo. O no.

El mejor Educador Canino nunca dirá (ni se creerá) que es el mejor. El peor sí puede decirlo.

La ignorancia genera confianza más frecuentemente que el conocimiento.

Charles Darwin

No sé contar chistes. O al menos no los cuento bien, de una forma graciosa. Y, por suerte, soy consciente de ello. Peor sería que, sin saber hacerlo, me creyera lo contrario. Me pasaría el día aburriendo a amigos y conocidos. Y lo peor es que, además de aburrirles, seguiría creyendo que les divierto. No leería sus sonrisas forzadas (pero educadas) o sus pequeños pasos alejándose de mí.

Efecto Dunning-Kruger. Así se llama al sesgo cognitivo que hace que las personas incompetentes en una materia se crean (nos creamos) que sabemos más de lo que en realidad sabemos.

Así lo comprobaron científicamente 2 psicólogos de una universidad de Estados Unidos. Dunning y Kruger (que así se llamaban los psicólogos, curiosamente) analizaron los buenas que eran realmente casi 200 personas en diferentes campos: humor, razonamiento lógico y gramática. Y lo compararon con las percepciones que tenían de sí mismas en dichas disciplinas (ver el estudio completo «Unskilled and Unaware of It: How Difficulties in Recognizing One’s Own Incompetence Lead to Inflated Self-Assessments»).

La conclusión fue que aquellas personas con conocimientos más limitados en un campo presentan 2 problemas: no solo cometen errores importantes en dicho campo, sino que además su incompetencia les impide darse cuenta de ello y reconocerlo.

Y esto es algo que ocurre en todas las actividades y disciplinas que requieran de un aprendizaje.

Cuando hice mi primer curso de Educador Canino recuerdo que salí de él comiéndome el mundo. Quería solucionar todos los problemas de todos los perros, incluso de aquellos cuyos humanos no me necesitaban. Y me creía que sabía hacerlo. Daba consejos a diestro y siniestro. Podía haber abierto un puesto de consejos. Diremos que estaba en algo que llamaremos el «Monte de la Ineptitud».

Por suerte, siempre he creído que uno debe seguir formándose y profundizando en aquello que le gusta o trabaja (en mi caso ambas opciones coinciden). Y cuando me seguí metiendo en el campo, y seguí aprendiendo, me di cuenta de que realmente era un ignorante. Me había quedado en el recibidor de una mansión con cientos de habitaciones y recovecos. Llamemos a este punto el «Valle del Baño de Realidad».

Es entonces cuando realmente ajusté mi autopercepción sobre el conocimiento que tenía y lo ajusté más a la realidad.

Después fue cuando, con ganas, a pesar de la depresión anterior, seguí aprendiendo y aumentando mis capacidades. Busqué varias fuentes para aprender. Y empecé a especializarme en lo que más me motivaba del campo de la Educación Canina: la Ansiedad por Separación. Estaba explorando la mansión en busca de la habitación que más me gustara. Era la «Ascensión del Aprendizaje». De hecho lo sigue siendo, pues considero que todavía estoy en este punto.

Esta ascensión nunca para. Pero el aprendizaje sí se ralentizará. Llegará un punto en el que las formaciones que me aporten y los formadores existentes se irán reduciendo. Nunca desapareciendo. Habrá que explorar más profundo para encontrar nuevos aprendizajes, que serán más lentos. Se trata de la «Meseta del Sabio en Aprendizaje Continuo».

Al menos de manera formal. Porque lo que no cambiará nunca es que cada perro con Ansiedad por Separación con el que trabajo me enseña cosas nuevas. Y eso facilitará que siga habiendo aprendizaje día a día.

Muestro a continuación cómo evoluciona la competencia auto-percibida a medida que aumenta la competencia real a la hora de aprender algo. Ten en cuenta que en ese camino, cada persona elige dónde quedarse. Los hay que permanecen eternamente en el Monte de la Ineptitud, porque como creen que saben tanto, no siguen capacitándose. Y los hay que siguen (seguimos) avanzando en ese camino hacia la Meseta del Sabio en Aprendizaje Continuo.

Efecto Dunning-Kruger en Educación Canina

En tu camino, si buscas un profesional de la Educación Canina (o cualquier otro profesional de otro campo), intenta analizar en qué punto de la curva de competencia está. Mira su formación, su experiencia, … y sobre todo su actitud.

Si te dice que es el mejor educador canino, huye. Porque si se cree el mejor, seguramente no lo sea. Y si lo es hoy, dejará de formarse (porque «no tiene nadie de quién aprender») y mañana dejará de serlo.

Si te dice que te garantiza la resolución del problema con tu perro, huye. Porque son animales, no máquinas.

Si te dice que su conocimiento proviene de la experiencia que tiene, huye. Porque cada día salen nuevos estudios sobre el aprendizaje en perros que no se encuentran solo con la experiencia. Aunque esta es importante, no cabe duda.

Y para muestra, un botón.

Pegaré a continuación una conversación que he mantenido en Redes Sociales con un/a compañero/a de profesión. La conversación tuvo lugar a partir de un comentario suyo (el primero que puedes ver abajo) en una de nuestras publicaciones.

Trato de evitar siempre los conflictos en Redes Sociales, pues creo que nunca son constructivos. El debate respetuoso y justificado sí aporta. Los conflictos de este tipo no. Y en el caso de que se produzcan, intento siempre ser constructivo aunque la otra persona no lo sea.

Comparto sus comentarios de forma anónima. Por muy en desacuerdo que pueda estar con él y/o con sus formas, creo que no merece ningún tipo de escarnio público. El único motivo para compartir sus comentarios aquí es para ejemplificar el efecto Dunning-Kruger que hemos comentado.

No quiero decirte nada más al respecto de lo que se dice en la conversación (y tendría muchas cosas que decir, créeme). Léelo y saca tus propias conclusiones. Sí te ruego que no te centres en los errores ortográficos: debemos ser conscientes de que algunas personas no han podido acceder a la educación que otros sí hemos tenido la suerte de tener. Y no por ello eso debe implicar que sean malos profesionales.

Su comentario inicial:

Comentario Redes Sociales Educador Canino

Mi respuesta:

Comentario Redes Sociales Educador Canino

Su respuesta:

Soy el mejor Educador Canino del mundo. O no.

Mi respuesta:

Soy el mejor Educador Canino del mundo. O no.

Su respuesta:

Soy el mejor Educador Canino del mundo. O no.

No habrá respuesta por mi parte a este último comentario. El debate siempre es enriquecedor, siempre que se aporten argumentos (más allá del «a mí me funcionó» y del «con mi experiencia es suficiente») y sea constructivo. De otro modo, desde mi punto de vista, no tiene sentido.

Suscríbete a nuestra Newsletter (ver formulario de suscripción abajo) para estar al día de nuevos artículos en referencia a la Ansiedad por Separación Canina.

Compartir en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Suscríbete a nuestra Newsletter para
estar al día de nuevos posts

Últimas entradas

Shorts en Youtube

¿Has visto nuestros #shorts en YouTube?

Estoy haciendo un experimento. Y me gustaría pedirte tu opinión. Me explico. No voy a crear un perfil de CANMIGOS en TikTok, la red social de vídeos de moda. Porque no llegamos a poder elaborar contenido para estar en todas las redes sociales que existen, que son muchas.

Leer más »