El perro zen: el perro que disfruta con el aburrimiento

Normativa para llevar perros en el coche

Compartir en

Normativa para llevar perros en el coche

Todos hemos visto alguna vez la imagen de un perro sacando la cabeza por la ventanilla del coche, con las orejas ondeando con el viento, y con cara de estar disfrutando de cada cosa que ve y que huele.

¿Y si te digo que si queremos cumplir la normativa para llevar perros en el coche, esto no debemos hacerlo con nuestro animal?

 

Hablaremos de qué dice la DGT (Dirección General de Tráfico) al respecto, y de las diferentes opciones a la hora de viajar con nuestro compañero peludo en el vehículo.

¿Cuál es la normativa para llevar perros en el coche?

 

Cuando viajamos de un punto A a otro B en el automóvil con nuestro peludo, hemos de tener en cuenta la seguridad del animal, la propia y la de las personas y vehículos que nos podemos encontrar por el camino.

 

Por este motivo existe una normativa para llevar perros en el coche.

 

La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, al respecto de viajar con nuestro perro en el coche dice lo siguiente:

 

Artículo 13.2 del Código de tráfico y seguridad vial:

A estos efectos, (el conductor) deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.

 

Los objetivos de esta normativa para llevar perros en el coche son:

  • Evitar que, en caso de accidente, el animal o nosotros nos hagamos daño.
  • Eliminar la posibilidad de que el movimiento del perro nos distraiga en la conducción y provoque una situación peligrosa.

Sistemas de seguridad que permite la normativa para llevar perros en el coche

 

Para que el animal no interfiera en la conducción del vehículo, existen varias alternativas, unas más seguras que otras, y/o más convenientes para un tamaño o tipo de perro que otros.

PERRO SUELTO

Seguridad: 0/10

El can se mueve libre en el asiento del copiloto, o en el trasero, o en la bandeja del maletero.

En caso de choque, el animal saldrá disparado, haciéndose mucho daño él mismo, y pudiendo herir al conductor y/o a los ocupantes.

ARNÉS CON UN PUNTO DE FIJACIÓN

Seguridad: 3/10

El perro lleva un arnés con un clip o mosquetón que le engancha al cinturón de seguridad del coche.

Si se produce un choque, la velocidad y el peso del perro causan que el gancho se rompa con facilidad. El animal se puede hacer mucho daño y provocar lesiones graves también al conductor y/o a los ocupantes.

Nunca debemos enganchar al perro con su collar, arnés o correa de paseo: estos sistemas no están hechos teniendo en cuenta la seguridad necesaria en un viaje en coche.

ARNÉS CON DOS PUNTOS DE FIJACIÓN

Seguridad: 5/10

El animal lleva puesto un arnés anclado en dos puntos.

En caso de accidente, el desplazamiento del perro es pequeño, con lo que no debería causar daños al conductor ni a los ocupantes.

Dependiendo de la velocidad de la colisión y de la ergonomía del arnés, el perro sí puede terminar herido.

Recuerda utilizar un arnés y una sujeción específicos para el coche. El que usa durante los paseos puede causarle mucho daño en caso de accidente, pues no es una herramienta diseñada para viajar en coche.

TRANSPORTÍN FIJADO CON EL CINTURÓN DE SEGURIDAD

Seguridad: 1/10

El perro va dentro de una jaula o transportín, que va colocado en el asiento trasero o del copiloto, atado con el cinturón de seguridad.

El propio roce del transportín con el cinturón va desgastando el material de este, y lo va debilitando. En caso de accidente, es posible que con el peso del perro y de la jaula, el cinturón o el transportín se rompan y ambos salgan disparados, con las consiguientes lesiones para el animal, el conductor y/o el resto de ocupantes del vehículo.

TRANSPORTÍN FIJADO EN EL SUELO DEL COCHE

Seguridad: 9/10

El animal va dentro de la jaula o transportín, colocada a los pies del asiento trasero, entre este y el delantero (del conductor o del copiloto).

En ese espacio solo caben transportines de dimensiones reducidas, donde viajan perros de tamaño pequeño.

Se puede fijar de tal forma que no se mueva. En caso de accidente, este no se desplaza y la energía del choque se disipa rápido.

El perro puede sufrir algunas lesiones de lo que haya viajado dentro del transportín, pero no deberían ser graves, en general. Y no hay riesgo de impacto con el conductor ni acompañantes.

TRANSPORTÍN FIJADO EN EL MALETERO

Seguridad: 9/10

El perro puede ser de cualquier tamaño, siempre que el transportín se adecúe al mismo, y que el maletero sea lo bastante grande.

Se recomienda que la jaula se coloque en dirección perpendicular al sentido de la marcha, y que se fije a las paredes del maletero con gomas, cuerdas o similar, para evitar su movimiento durante el viaje y en caso de accidente.

De nuevo, si ocurre un choque, la energía se disipa rápido sin que el transportín se desplace. El perro puede lesionarse por su movimiento dentro de la jaula, pero deberían ser daños leves, en general.

REJA METÁLICA SEPARADORA

Seguridad: 5/10

El perro va libre en el maletero. La reja metálica lo separa del asiento trasero. Esto hace que no haya riesgo en el caso del conductor ni del resto de ocupantes.

Pero sí conlleva un peligro para el perro. Si ocurre un accidente, y dependiendo de cómo y dónde esté dentro del maletero, puede llevarse un golpe fuerte y hacerse daño.

Además de la normativa para llevar perros en el coche, la DGT da recomendaciones

 

Una cosa es la normativa para llevar perros en el coche, y otra cosa son recomendaciones que velan por el bienestar del animal en esas mismas situaciones:

  • No debe haber objetos sueltos en la zona en la que viaja nuestro peludo. De esa forma evitamos que se conviertan en proyectiles si ocurre un accidente.
  • No debemos dejar al perro solo en el coche cuando hace calor. El habitáculo del vehículo se calienta muy por encima de la temperatura exterior de forma muy rápida, incluso aunque el automóvil esté a la sombra.
  • Algunos perros también se marean al viajar en coche. Otros le tienen miedo y lo pasan mal. Y los hay que padecen ambos problemas. Si tu perro se marea o sufre al subir al coche, busca la ayuda de un profesional (veterinario o educador canino) que pueda ayudaros.
  • Recuerda que si tu perro viaja contigo en el coche, con alguna de las medidas de seguridad mencionadas más arriba, su movilidad está restringida en parte. Él, como tú, necesita también parar cada cierto tiempo, moverse, hacer sus necesidades, beber, etc.

Compartir en

Suscríbete a nuestra Newsletter para
estar al día de nuevos posts

Últimas entradas

Normativa para llevar perros en el coche

Normativa para llevar perros en el coche

Todos hemos visto alguna vez la imagen de un perro sacando la cabeza por la ventanilla del coche, con las orejas ondeando con el viento, y con cara de estar disfrutando de cada cosa que ve y que huele. ¿Y si te digo que si queremos cumplir la normativa para llevar perros en el coche, esto no debemos hacerlo con nuestro animal?

Leer más »
¿Cuál es el precio de un educador canino? - Golden Retriever

¿Cuál es el precio de un educador canino?

De joven, en algún momento de mi vida, aprendí que en situaciones específicas es mejor no hablar de ciertos temas. Religión, política, dinero, … Son asuntos que pueden generar conflictos, discusiones, suspicacias, … Hoy quiero romper este paradigma.

Leer más »