El perro zen: el perro que disfruta con el aburrimiento

Por qué ladran los perros

El ladrido es una herramienta comunicativa que tienen los perros, así como una forma de gestionar situaciones de alta emocionalidad (en positivo y en negativo).

Para responder a la pregunta de por qué ladran los perros hemos de analizar los momentos en los que eso ocurre.

Un can que vocaliza al ver a otro por la calle se está comunicando y está gestionando una situación que le puede estar provocando excitación, o inseguridad, o miedo, etc.

Para definir la causa concreta hemos de conocer al perro. Así sabremos si suele manejar bien las situaciones sociales con otros animales. Pero también hemos de analizar la comunicación del otro can y todo el lenguaje corporal que se esté produciendo. Nunca se debe aislar un único comportamiento a la hora de identificar las causas del mismo.

Por ejemplo, un perro que ladra cuando sus humanos se van de casa y se queda solo puede estar vocalizando porque tiene ansiedad por separación y entra en pánico por la soledad. O quizás ladra al escuchar ruidos fuera. O se frustra al querer salir a la calle con la familia.

Cada perro utiliza el ladrido en distintas situaciones con un fin. De igual modo que un mismo animal tiene diferentes tonalidades de vocalizaciones para expresar cosas distintas en cada momento.

Así, los ladridos más amenazantes (hacia otro can, por ejemplo) suelen sonar más graves que aquellos provocados por la ansiedad.

Por qué ladran los perros

Situaciones que se pueden dar:

Mi perro ladra mucho

Debes analizar las circunstancias en las que lo hace.

Hay perros que son más vocales, y que usan el ladrido más fácilmente, que otros.

A priori que un can esté vocalizando la mayor parte del día, o ante cualquier situación o evento, nos denotaría un grado de activación emocional alto. Por excitación, por estrés, por miedo, por ansiedad, etc.

Y si ese fuera el caso, no sería algo beneficioso ni sano para el perro.

En esa situación debes identificar las posibles causas de esos ladridos, y trabajarlo proactivamente. Un profesional te puede ayudar a ello. De este modo, tu perro aprenderá a gestionar mejor esas situaciones y debería necesitar menos la vocalización para manejarlas.

Mi perro ladra mucho - Caniche - Poodle

Si tu perro ladra mucho realmente, es tu responsabilidad ayudarle con el fin de que pueda estar más tranquilo en las situaciones que le provocan las vocalizaciones.

De nada sirve el hecho de centrarnos solo en el comportamiento y en poner medios para que no pueda ladrar, o castigarle cuando lo hace. Eso no soluciona la causa del problema y le generará incluso más dificultades, al no poder usar la vocalización como herramienta de gestión emocional.

Mi perro ladra por la noche

Si tu perro ladra por la noche puede deberse, a priori, a dos posibles causas: una reacción a ruidos que escuche, o que no quiere dormir donde tú le dejas.

La noche es un momento para el descanso, tanto de los humanos como de los perros. Y hay canes que si escuchan algún ruido nocturno (vecinos en el rellano, ladridos de otros animales, etc.) pueden reaccionar a él con vocalizaciones.

En este caso, y si esto ocurre a menudo, lo mejor sería dejar que el perro duerma en un sitio donde se escuchen menos ruidos, para permitirle relajarse y descansar.

A veces también ocurre que decidimos que queremos que el perro duerma en un sitio de la casa donde no tiene acceso a nosotros y/o en el que no hace mucha vida en el día a día. Pero el perro no está cómodo ahí: puede que no quiera estar solo, o quizás ese sitio le resulte incómodo… y entonces ladra.

Esto es algo frecuente con perros que tienen ansiedad por separación y con animales recién llegados a la familia (ya sean cachorros o canes adultos).

Mi perro ladra por la noche - Cazador

Es en estos casos cuando decimos que «mi perro ladra por la noche».

Si esta es tu situación, te recomendamos que analices si tu animal puede tener un problema de ansiedad por separación y, si ese fuera el caso, que le ayudes para que aprenda a gestionar el tiempo a solas.

En CANMIGOS somos especialistas en perros que tienen ansiedad por separación, y podemos ayudarte con el Método DAPS®.

Nuestra recomendación a corto plazo en esta situación es que dejes que tu perro duerma por las noches en un sitio que le ayude a relajarse: el salón, el sofá, tu habitación, … De este modo no solucionas el problema de raíz, pero sí evitas que empeore mientras lo trabajas.

Mi perro ladra cuando se queda solo

La ansiedad por separación canina es un problema que afecta, según algunos estudios, a casi uno de cada cinco perros.

Se trata de animales que no saben gestionar emocionalmente el hecho de quedarse solos, y sufren cuando esto ocurre.

Y algunos de estos perros exteriorizan ese sufrimiento con ladridos y otras vocalizaciones (lloros, aullidos).

Pero esto no significa que todos los perros que ladran cuando se quedan solos tengan ansiedad por separación. Los hay que vocalizan al escuchar ruidos, o porque se aburren, o quizás se frustran por no salir a la calle, etc.

Mi perro ladra cuando se queda solo - Jack Russell

Es, por tanto, muy importante hacer una buena evaluación de manos de un especialista para identificar si la causa de esos ladridos es la ansiedad por separación o es otra cosa.

En CANMIGOS somos especialistas en perros con ansiedad por separación, con una metodología específica para este problema, el Método DAPS®. Y el primer paso que damos siempre con una familia que sospecha que su perro puede tener ansiedad por separación es realizar una sesión de evaluación.

Aquí te dejamos un vídeo de cómo evaluamos con el Método DAPS® si el que tu perro ladre puede ser un síntoma de ansiedad por separación:

¿Quieres solicitar una cita con nosotros?

Preguntas frecuentes: perros que ladran

Tu perro puede ladrar porque está intentando comunicar algo, o porque algunas situaciones le superan.

Si tu perro ladra mucho, como se ha detallado más arriba, es posible que su bienestar no sea el adecuado, ya que ocurren a menudo situaciones en el día a día que le excitan, le preocupan, le causan miedo, ansiedad, inseguridad, estrés, etc.

Analiza en qué circunstancias ladra tu perro para poder identificar las causas de esas vocalizaciones.

Y una vez tengas el origen claro, podrás trabajar sobre él para darle a tu peludo herramientas de gestión emocional que le ayuden.

El ladrido de un perro es una conducta autorreforzante.

Si bien puede estar provocado por emociones negativas (o positivas), el hecho de vocalizar hace algo más fácil al perro liberar la tensión que le causa la situación, y eso provoca que la conducta del ladrido se refuerce.

Además de las consecuencias que tiene para el animal, el hecho de que un can vocalice a menudo también las tiene para los humanos.

Si tu perro ladra mucho en diferentes situaciones, lo más normal es que además afecte a tus emociones. Por el sonido de las vocalizaciones, por la incomprensión de lo que ocurre y por no poder pararlo. A veces llega incluso a provocar quejas de vecinos, con el consiguiente malestar en nosotros.

Sea por lo que sea, lo más importante en estas situaciones es, como se ha explicado antes, identificar las causas de esas vocalizaciones para poder trabajar sobre las mismas.

Depende del animal… y de las situaciones en las que lo haga.

Analiza e identifica en qué momentos tu perro ladra mucho. Observa su lenguaje corporal para ver si esas vocalizaciones pueden estar provocadas por emociones positivas o negativas (y cuáles).

Cuando ya tengas esto claro podrás centrarte en trabajar sobre la gestión emocional de tu peludo en esas situaciones.

Porque no es lo mismo ayudar a un perro que ladra en la calle a cualquier desconocido (persona o animal), que a uno que lo hace cuando se queda solo en casa.

Puedes leer más detalles sobre esto más arriba en esta misma página.

Explícanos tu caso para que podamos ayudarte - Ansiedad en perros

En CANMIGOS somos especialistas certificados en ansiedad por separación en perros.

Trabajamos única y exclusivamente con perros que tienen problemas para quedarse solos con un equipo de profesionales especialistas y con una metodología única y sistematizada que se adapta a la personalidad y los avances de cada perro.

La ansiedad en perros es un problema común, y con esta metodología atacamos la relacionada con la separación y la soledad:

  • Identificamos las posibles causas de la ansiedad en tu perro
  • Evaluamos los síntomas de la ansiedad en tu perro
  • Realizamos el tratamiento de la ansiedad en tu perro

Reserva directamente una sesión de evaluación con nosotros (99€).

Con nuestra metodología DAPS®, dedicando tan solo 30 minutos al día durante 5 días a la semana, tu perro aprenderá a quedarse solo, abandonando los comportamientos problemáticos en tu hogar desde el minuto uno.

CONTACTO PERSONALIZADO

Rellena el siguiente formulario para que te contactemos y podamos comentar los detalles de tu perro y ayudarte con el Método DAPS®.